Misal diario. MIÉRCOLES 25

image003

 

Verde / Rojo Feria o Memoria de Santa Catalina de Alejandría, Virgen y Mártir MR p. 841 / Lecc. II, p. 1043

Santos: Mercurio de Cesarea, mártir. Beata Beatriz de Ornacieu, religiosa.

Según la tradición, Catalina fue una virgen de Alejandría, en Egipto. Se trata de una de las santas más conocidas y veneradas en toda Europa desde la tardía Antigüedad hasta inicios del siglo XIX. Su vida está enmarcada en el siglo IV, y se considera que el césar en Siria y Egipto, Maximino Daia, ordenó su decapitación hacia el año 305. Su cuerpo se venera en el célebre monasterio ortodoxo del monte Sinaí.

NO TIENEN QUE PREPARAR SU DEFENSA

Dn 5,1-6. 13-14. 16-17. 23-28; Lc 21,12-19

El discurso sobre los acontecimientos adversos y la persecución contra los discípulos fieles de Jesús, es un filtro válido para descubrir a los cristianos genuinos de quienes no lo son. Quien no despierta conflictos en torno de su vida y su obra, casi siempre es una persona intrascendente, que se mantuvo dentro de los parámetros de lo ordinario. Jesús y los grandes profetas de Israel nunca pasaron desapercibidos; antes bien pisaron callos, molestaron. El 83.9% de los mexicanos nos reconocemos católicos y declaramos que el amor es lo más decisivo de nuestra fe, sin embargo, las situaciones de violencia, inequidad social y corrupción que nos afligen, nos exhiben como cristianos omisos en el cumplimiento de nuestras tareas como creyentes. Ni por asomo le llegará la persecución a quien viva de manera tan desabrida su fe.

Del Común de mártires: para una virgen mártir, p. 891, o del Común de vírgenes: para una virgen.

ANTÍFONA DE ENTRADA

Ya sigue al Cordero crucificado por nosotros, la virgen llena de valor, ofrenda de pudor y víctima de castidad.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, que diste a tu pueblo el testimonio de santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir victoriosa, concédenos, por su intercesión, que seamos fuertes y constantes en la fe y trabajemos incansablemente por la unidad de la Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA

Aparecieron los dedos de una mano, que se pusieron a escribir.

 

Del libro del profeta Daniel: 5, 1-6. 13-14. 16-17. 23-28

En aquellos días, el rey Baltasar dio un gran banquete en honor de mil funcionarios suyos y se puso a beber con ellos. Animado por el vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y de plata que su padre, Nabucodonosor, había robado del templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas.

Trajeron, pues, los vasos de oro y de plata robados del templo de Jerusalén, y en ellos bebieron el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas. Bebieron y comenzaron a alabar a sus dioses de oro y plata, de bronce y de hierro, de madera y de piedra.

De repente aparecieron los dedos de una mano, que se pusieron a escribir en la pared del palacio, detrás del candelabro, y el rey veía cómo iban escribiendo los dedos. Entonces el rey se demudó, la mente se le turbó, le faltaron las fuerzas y las rodillas le empezaron a temblar. Trajeron a Daniel y el rey le dijo: “¿Eres tú Daniel, uno de los judíos desterrados, que mi padre Nabucodonosor trajo de Judea? Me han dicho que posees el espíritu de Dios, inteligencia, prudencia y sabiduría extraordinarias.

Me han dicho que puedes interpretar los sueños y resolver los problemas. Si logras leer estas palabras y me las interpretas, te pondrán un vestido de púrpura y un collar de oro y serás el tercero en mi reino”.

Daniel le respondió al rey: “Puedes quedarte con tus regalos y darle a otro tus obsequios. Yo te voy a leer esas palabras y te las voy a interpretar.

Tú te has rebelado contra el Señor del cielo: has mandado traer los vasos de su casa, y tú y tus funcionarios, tus mujeres y tus concubinas han bebido en ellos; has alabado a dioses de plata y de oro, de bronce y de hierro, de madera y de piedra, que no ven ni oyen ni entienden, pero no has glorificado al Dios que tiene en sus manos tu vida y tu actividad. Por eso Dios ha enviado esa mano para que escribiera.

Las palabras escritas son: ‘Contado, Pesado, Dividido’ y ésta es su interpretación. ‘Contado': Dios ha contado los días de tu reinado y les ha puesto límite. ‘Pesado': Dios te ha pesado en la balanza y te falta peso. ‘Dividido': Tu reino se ha dividido y se lo entregarán a los medos y a los persas”.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL

Daniel 3. 62. 63. 64. 65. 66. 67 R/. Bendito seas para siempre, Señor.

Sol y luna, bendigan al Señor. Estrellas del cielo, bendigan al Señor. R/.

Lluvia y rocío, bendigan al Señor. Todos los vientos, bendigan al Señor. R/.

Fuego y calor, bendigan al Señor. Fríos y heladas, bendigan al Señor. R/.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Ap 2, 10

R/. Aleluya, aleluya.

Sé fiel hasta la muerte y te daré como premio la vida, dice el Señor. R/.

EVANGELIO

Todos los odiarán a ustedes por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá.

Del santo Evangelio según san Lucas: 21, 12-19

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Los perseguirán y los apresarán, los llevarán a los tribunales y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernantes por causa mía. Con esto ustedes darán testimonio de mí.

Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes.

Los traicionarán hasta sus padres y hermanos, sus parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes, y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida”.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te pedimos, Señor, que los dones que te presentamos en la celebración de santa Catalina de Alejandría, por tu gracia, te sean agradables, así como te fue grato el combate de su martirio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Ap 7, 17

 

El Cordero, que está en el trono, los conducirá a las fuentes del agua de la vida.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor Dios, que coronaste entre los santos a la bienaventurada Águeda por la doble corona de su virginidad y de su martirio, concédenos, por la eficacia de este sacramento, que, venciendo valerosamente todo mal, consigamos la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.