Pakistán: Informe denuncia el drama de las cristianas secuestradas y convertidas al Islam:

image006

ROMA, 30 Jul. 15 / 06:36 am (ACI).- La Ong de Pakistán “Fundación Aurat”, denunció que cada año más de mil jóvenes cristianas e hindúes son secuestradas y obligadas a convertirse al Islam para luego casarlas con musulmanes, como es el caso reciente de Fouzia, una cristiana de 25 años y madre de tres niños.

La directora de la fundación, Mahnaz Rehman, señaló en una nota enviada a la agencia vaticana Fides que el delito de “conversión forzada” al Islam está muy extendido y es común, pero no es tomado con la debida consideración por la policía y las autoridades civiles.

El informe revela con documentos que un millar de chicas sufren esta suerte cada año en Pakistán. La gran mayoría de las víctimas pertenecen a las comunidades hindúes y cristianas.

El texto explica que los secuestradores usan amenazas y presiones sobre las víctimas y sus familias. Mayormente se trata de menores de edad raptadas y entregadas en matrimonio a sus propios captores o a terceros.

Si la familia presenta una denuncia, el secuestrador presenta una contra-denuncia, acusando a los familiares y afirmando que la joven se convirtió voluntariamente. Cuando es llamada a declarar ante un juez, la cristiana o hindú –que previamente ha recibido presiones y amenazas de muerte- dice que se convirtió por voluntad propia y que está de acuerdo con el matrimonio. Así que el caso queda cerrado.

“A tales casos les falta la realización de una investigación seria que demuestre este fenómeno y el mecanismo que se establece”, denuncia el informe.

“Desde el momento en que se presenta la denuncia y surge la controversia, hasta la audiencia en la corte, las chicas permanecen en custodia de los secuestradores y sufren traumas y violencia de todo tipo”, señala.

El informe exige a las autoridades policiales y civiles que desenmascaren esta práctica y salven a las chicas de las minorías religiosas. La “Fundación Aurat” también ha presentado una propuesta de ley para prevenir las conversiones forzadas.