VALIENTES EN EL PERDÓN, EN AMOR, EN LA PAZ

image010

El Papa a los jóvenes: «¿se puede amar al

enemigo? Sí. ¿Se puede perdonar a quién hizo el

mal? Sí»

 

Después de la misa en la catedral que el papa Francisco presidió este domingo en la capital de la

República Centroafricana, tuvo un encuentro con los jóvenes del país. En la escalinata de la

catedral de Bangui les exhortó a no huir, a quedarse para construir la paz, que es un trabajo que

se logra día a día. Además subrayó varias veces tres conceptos: amor, perdón y paz.

 

(Zenit) «Les saludo con todo mi afecto. Este joven que ha hablado en nombre de todos ha

dicho que el símbolo de ustedes es el banano. El banano es un símbolo de vida que crece, se

reproduce y da su fruto con tanta energía alimentaria.

 

El banano es resistente, creo que esto marca claramente el camino que se propone

en este momento difícil, de guerra, odio, división. El camino de la resistencia.

El amigo decía que algunos de ustedes quieren irse, huir de los desafíos nunca es una

solución. Es necesario resistir, tener el coraje de la resistencia de la lucha por el bien. Quien

se escapa no tiene el coraje de dar vida.

 

El banano da la vida y se reproduce y da más vida porque se queda allí. Algunos de ustedes

me preguntarán, ¿Qué podemos hacer? Cómo se hace para resistir? Les daré dos o tres ideas

que podrán ser útiles para resistir.

 

Primero de todo la oración, porque es poderosa. La oración vence al mal, la oración

acerca a Dios que es Todopoderoso. Les pregunto: ¿Ustedes rezan? No lo olviden.

Segundo, trabajar por la paz, y la paz no es un documento que se firma y queda allí, la

paz se hace todos los días. La paz es un trabajo artesanal, se hace con las manos. Alguien me

preguntará: ¿padre, cómo puedo ser yo un artesano de la paz?

 

No odiar nunca y si alguien hace el mal, buscar perdonarlo, nada de odio, mucho perdón.

Van juntos, nada odio, mucho perdón. Si tú no tienes odio en tu corazón, si tú perdonas,

serás un vencedor, porque serán vencedores de la batalla más difícil de la vida, vencedores en

el amor. Y a través del amor llega la paz.

 

¿Quieren ustedes ser perdedores o vencedores en la vida? ¿Qué quieren?

Y solamente se vence en el camino del amor, en el camino del amor, y ¿se

puede amar al enemigo? Sí. ¿Se puede perdonar a quién hizo el mal? Sí. Así con

el amor y con el perdón ustedes vencerán. Serán vencedores en la vida, el amor nunca les

hará vencidos.

 

Les deseo lo mejor a ustedes, piensen en el banano, en la resistencia delante a las

dificultades, Huir, escapar lejos no es la solución. Tienen que ser valientes. ¿Entendieron

lo que significa ser valientes? Valientes en el perdón, valientes en el amor,

valientes en construir la paz.

 

¿De acuerdo? Digámoslo juntos: valientes en el perdón, en amor, en la paz.

 

Queridos jóvenes centroafricanos, estoy muy contento de encontrarlos, hoy hemos abierto

esta Puerta, significa la puerta de la misericordia de Dios, confíen en Dios, porque

Él es misericordioso. Él es amor, Él es capaz de darnos la paz. Y por ello he dicho hace poco

a los jóvenes: «¿se puede amar al enemigo? Sí. ¿Se puede perdonar a quién hizo el mal? Sí»

que es necesario rezar para resisitir, para amar, para no odiar, para ser artesanos de la paz.

Gracias por vuestra presencia. Ahora iré a confesar adentro a algunos de ustedes. ¿Están con

el corazón dispuesto a resistir? ¿Si o no?  ¿Están con el corazón dispuesto a luchar por la paz? . ¿Están

con el corazón dispuesto a perdonar? (El público responde). ¿Tienen el corazón

dispuesto a la reconciliación? . ¿Tienen el corazón dispuesto para amar a esta hermosa patria? .

 

Y vuelvo al inicio, ¿están con el corazón dispuesto a rezar?

Ahora les pido también que recen por mí, para que pueda ser un buen obispo, para que

pueda ser un buen Papa. ¿Me prometen que rezarán por mí? Ahora les doy la bendición, a

ustedes y a sus familias, pidiendo al Señor que les dé el amor y la paz. Que la bendición de

Dios…

 

Buenas noches y recen por mí.